Esperanza Marin Spa

Los masajes eróticos pueden ser una excelente manera de explorar nuevas sensaciones y fantasías sexuales con tu pareja. Estos masajes no solo pueden ayudar a relajarse, aliviar el estrés y aumentar la intimidad, sino que también pueden despertar el deseo sexual y mejorar la conexión emocional entre ambos.

Antes de comenzar con un masaje erótico, es importante establecer un ambiente adecuado. Puedes encender velas aromáticas, poner música suave y asegurarte de que el espacio esté limpio y ordenado. También es bueno utilizar aceites o lociones de masaje con fragancias que a ambos les gusten.

Comienza el masaje con movimientos suaves y lentos, utilizando tus manos, dedos y palmas para acariciar todo el cuerpo de tu pareja. Puedes comenzar por las áreas menos sensibles, como la espalda, los hombros y los brazos, y luego ir acercándote a las zonas erógenas, como el cuello, los senos, los muslos y los genitales.

Es importante comunicarse y prestar atención a las reacciones de tu pareja durante el masaje. Puedes preguntarle qué le gusta más, qué le gustaría probar o si hay alguna fantasía que le gustaría explorar. Esto te ayudará a personalizar el masaje de acuerdo a las preferencias de ambos.

No te olvides de incluir técnicas de masaje más sensuales, como utilizar las yemas de los dedos para hacer círculos pequeños alrededor de los pezones, utilizar las palmas de las manos para aplicar una presión firme pero suave en los genitales, o incluso utilizar la boca y la lengua para dar pequeños besos o lamer algunas zonas erógenas.

Recuerda que la clave de un masaje erótico exitoso es la comunicación, el consentimiento y el respeto mutuo. Siempre debes asegurarte de que tu pareja esté cómoda y de que ambos estén de acuerdo en lo que están explorando.

Explorar nuevas sensaciones y fantasías sexuales a través de los masajes eróticos puede ser una experiencia emocionante y placentera para ambos. No tengas miedo de experimentar y descubrir lo que les gusta a ambos, siempre y cuando sea de forma consensuada y respetuosa. ¡Disfruten!

 

Esperanza Marín

RESERVAR