Esperanza Marin Spa

Los masajes eróticos son una excelente manera de aumentar el deseo y la excitación en la pareja. Además de ser una forma relajante de conectar con tu pareja, los masajes eróticos también pueden ser muy sensuales y provocativos. En este artículo, exploraremos algunas técnicas y consejos para hacer el mejor uso de los masajes eróticos y reavivar la pasión en tu relación.

En primer lugar, es importante crear un ambiente relajante y romántico para el masaje erótico. Empieza por asegurarte de que la habitación esté limpia y ordenada. Puedes utilizar velas aromáticas, música suave y sábanas de seda para crear un ambiente íntimo y sensual.

Antes de comenzar el masaje, asegúrate de que tu pareja esté cómoda y relajada. Puedes empezar con una ducha caliente juntos para relajar los músculos y preparar el cuerpo para el masaje. También puedes aplicar aceite o loción en tus manos para facilitar el deslizamiento sobre la piel y añadir un toque sensual al masaje.

A medida que comiences el masaje, recuerda ser sensible a las necesidades y deseos de tu pareja. Pregunta si el nivel de presión y los movimientos son cómodos y agradables. Puedes comenzar con movimientos suaves y lentos, acariciando suavemente las partes del cuerpo que más le gusten a tu pareja, como el cuello, los hombros y la espalda.

Conforme avances en el masaje, puedes intensificar la presión y utilizar movimientos más firmes y profundos. No tengas miedo de experimentar con diferentes técnicas, como el amasamiento, la digitopuntura o el uso de los codos y los antebrazos para aplicar más presión en los músculos tensos.

A medida que te acerques a las zonas más íntimas del cuerpo, como los muslos y los glúteos, puedes aumentar la tensión sexual utilizando movimientos más provocativos y sensuales. Esto puede incluir suaves caricias, roces o incluso masajes más intensos en áreas erógenas como los pezones o los genitales. Recuerda siempre preguntar y asegurarte de que tu pareja esté cómoda con estos movimientos antes de continuar.

No olvides prestar atención a los gemidos y suspiros de tu pareja, ya que esto puede ser una señal de que estás haciendo algo que le gusta y le produce placer. Utiliza esto como una guía para ajustar tu técnica y seguir estimulando las zonas que más disfruta. También puedes ir alternando entre movimientos más rápidos y frenéticos con movimientos más lentos y suaves para mantener la excitación y el deseo en niveles altos.

Por último, no te olvides de aprovechar el final del masaje erótico para pasar al siguiente nivel de intimidad con tu pareja. El masaje puede ser una excelente manera de estimular la pasión y el deseo, y puedes aprovechar este momento para explorar nuevas fantasías o juegos sexuales con tu pareja.

En resumen, los masajes eróticos pueden ser una forma maravillosa de reavivar la pasión y el deseo en tu relación. Recuerda crear un ambiente relajante y romántico, prestar atención a las necesidades de tu pareja, utilizar movimientos sensuales y provocativos, y aprovechar el final del masaje para llevar la intimidad al siguiente nivel. Disfruta de esta experiencia íntima y sensual con tu pareja y verás cómo el deseo y la excitación aumentan en tu relación.

 

Esperanza Marín

RESERVAR