Esperanza Marin Spa

La orientación sexual de un individuo se puede definir como su deseo erótico por otro del sexo opuesto si es heterosexual; de su propio sexo, si es homosexual o de ambos sexos, si es bisexual. Es una característica sumamente compleja sobre la cual actúan diversos factores genéticos, hormonales, biológicos, socioculturales y hasta experiencias vivenciales, entre otros.

La orientación sexual se refiere a quién te atrae y hacia quién sientes atracción romántica, emocional y sexual. A veces las personas pueden o no expresar su orientación sexual en sus conductas.

Los criterios de la orientación sexual pueden ser clasificados dentro de los parámetros de la monosexualidad, la polisexualidad y el poliamor, siendo la heterosexualidad y la homosexualidad categorías de la monosexualidad.

Mientras que la bisexualidad y la pansexualidad caen bajo los parámetros de la polisexualidad. Notablemente se consideran tres orientaciones sexuales principales: la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad.

Para la mayoría de las personas, la orientación sexual surge en la adolescencia y existen diversos tipos de orientaciones sexuales, tales como:

Heterosexualidad: Es un término utilizado para referirse a la atracción sexual o emocional hacia personas del sexo opuesto, exclusivamente. Se trata, posiblemente, de la clase de orientación sexual más común.

Homosexualidad: Se caracterizada por la atracción sexual dirigida exclusivamente hacia personas del mismo sexo. Popularmente se emplean los términos gay para el hombre y lesbiana para la mujer.

Bisexualidad: La bisexualidad es una orientación sexual o emocional en la cual la persona siente atracción sexual por personas de ambos sexos.

Pansexualidad: Hace referencia a las personas que se sienten atraídas afectiva y eróticamente hacia otras personas, con independencia del sexo asignado al nacer, género, identidad de género, orientación o roles sexuales.

Es decir que la pansexualidad es una orientación sexual o emocional hacia cualquier persona, independientemente de cuál sea su género o su sexo.

Esta categoría hace referencia a la flexibilidad poligámica de la aceptación de tener más de una pareja sexual.

Asexualidad: hace referencia a las personas que no experimentan atracción sexual y no desean contacto sexual, ya sea total o parcialmente.

Demisexualidad: Se refiere a aquellas personas que se sienten atraídas afectiva y eróticamente solo hacia alguien con quien han formado un vínculo o conexión emocional o íntimo. Las personas demisexuales no sienten atracción sexual sin esa intimidad y conexión emocional previa.

Monosexualidad: Define un patrón de comportamiento como la atracción emocional o sexual hacia un determinado sexo o género. Dentro de este contexto suele clasificarse la heterosexualidad y la homosexualidad por representar únicamente la atracción hacia un solo grupo específico de personas.

Polisexualidad: Se refiere a un patrón de comportamiento en el que la persona siente atracción sexual o emocional hacia varios grupos de personas de determinado sexo o género, de manera opuesta a la monosexualidad.

Lithsexualidad: Las personas con este tipo de orientación sexual experimentan atracción hacia otras personas, pero no sienten la necesidad de ser correspondidas.

Autosexualidad: En la autosexualidad, la atracción se experimenta hacia uno mismo, sin que esto tenga que ser sinónimo de narcisismo. Puede entenderse como una forma de alimentar afecto o amor propio.

Antrosexualidad: Este concepto sirve para que puedan identificarse con él las personas que experimentan su sexualidad sin saber en qué categoría identificarse o sin sentir la necesidad de clasificarse en ninguna de ellas.

Polisexualidad: En este tipo de orientación sexual se siente atracción hacia varios grupos de personas con identidades de género concretas. Según el criterio utilizado para clasificar, puede entenderse que la polisexualidad se conecta con otras orientaciones sexuales, como, por ejemplo, la pansexualidad.

Antrosexualidad: Es un término aplicado a aquellas personas que desconocen su orientación sexual, pero existe una flexibilidad sexual que les permite desarrollar vínculos amorosos con cualquier persona de cualquier género e identidad.

Demiromántico: Es una forma de orientación sexual caracterizada por la atracción romántica tardía. Cuando alguien es demiromántico, no experimenta una atracción romántica típica hacia otra persona hasta que se desarrolla de antemano una conexión emocional.

Grisromántico: Es una persona con una orientación romántica que se encuentra entre arromática y alorromántica. Por ejemplo, un grisromántico podría experimentar atracción romántica pero no muy a menudo.

Genderqueer: Es un término bajo el que se incluyen todas las personas que no son heterosexuales y que no se identifican con la tradicional división de género binaria

Agénero: La persona agénero es aquella que no se identifica con ningún tipo de género ni se asimila en los espectros de los géneros binarios (masculino y femenino).

Bigénero: Se refiere a las personas que se puede definir o encontrar dentro de los dos géneros binarios (femenino y masculino), aunque también puede encontrarse entre género neutro.

Cisgénero: Son las personas en las que la identidad de género y el género asignado al nacer coinciden, es decir, un hombre que tenga genitales considerados masculinos de nacimiento, y una mujer que tenga genitales considerados femeninos de nacimiento.

Género fluido: Son aquellas personas que no se identifican solo con una identidad de género, sino que circulan entre varias. Su identidad puede variar según el momento que viven, como se sienten, o la persona con la que se encuentran.

Intergénero: Se refiere a las personas cuya identidad se sitúa en un punto medio entre dos géneros, usualmente los binarios. Esta identidad pertenece únicamente a personas intersexuales.

Intersexual: Se refiere a una persona que nace con una anatomía sexual o reproductiva que no encaja en las típicas definiciones de «hombre» o «mujer». Puede tener ambas combinaciones, aunque no de forma externa. Son personas que nacieron identificadas con el cuerpo de un sexo, pero que sus niveles hormonales del sexo opuesto son considerablemente oscilantes o superiores a los usuales.

No binario: Es el espectro de identidades y expresiones de género basadas en el rechazo a la asunción binaria de género como una opción excluyente de manera estricta entre hombre o mujer, con base en el sexo asignado al nacer. Incluye los agénero, bigénero, género fluido, pangénero, trigénero.

Transgénero: Son las personas cuyo género no coincide con el que le fue socialmente asignado al nacer. Tienen sentimientos de pertenecer al sexo opuesto, siguiendo la definición binaria de género hombre o mujer.

Transexual: Son las personas cuyo género no coincide con el que le fue asignado al nacer y por lo tanto adquieren las características físicas de las personas del sexo contrario mediante tratamiento hormonal o quirúrgico.

Trigénero: Se refiere a las personas que pueden sentirse parte del género femenino y masculino, pero también perciben un tercer género, que puede ser el nulo o una combinación entre cualquiera de los tres.

 

Juan Guillermo Londoño Berrío

RESERVAR