Esperanza Marin Spa

La sexualidad evolucionó junto con la mentalidad del ser humano, comenzó en la prehistoria como una simple satisfacción del impulso reproductivo, luego ocupó un sitio en las creencias religiosas y más tarde fue perseguida y reprimida por la sociedad.

Durante la prehistoria existieron dos etapas: la monogamia natural y la monogamia que tenía como finalidad asegurar el patrimonio familiar. En el judaismo, el matrimonio tenía como finalidad la descendencia y la esposa hebrea tenía el “privilegio” de compartir los favores del esposo con otras esposas secundarias, pero si ella era infiel era apedreada.

En la cultura egipcia el incesto estaba permitido y la circuncisión, tenía un carácter ritual en la adolescencia. En Grecia, se toleraba la homosexualidad masculina entre adultos y adolescentes púberes dentro de un contexto educativo.

En Atenas las mujeres no podían andar solas, privilegio exclusivo de las hetairas (prostituta fina). En la edad Media, la Iglesia refrenda el matrimonio monógamo y declara al instinto sexual como demoníaco.

En 1530 la Reforma protestante de Martín Lutero admite el primer divorcio solicitado por Enrique VIII para separarse de Catalina y casarse con Ana Bolena. A finales del siglo XV aparecen en Europa las enfermedades de transmisión sexual, que fueron consideradas como un castigo celestial.

Durante los siglos XVIII y XIX o época victoriana, conductas sexuales como la masturbación, eran consideradas inapropiadas. Sigmund Freud demostró la trascendencia de la sexualidad en los individuos y su teoría de la personalidad tenía como eje central el desarrollo sexual. Freud Introdujo el término de “lívido” como la energía de la que emanan todas las actividades de los hombres.

Antes de Cristo la sexualidad se basaba más que todo en una manera de lograr preservar las especies, por eso se veía una gran promiscuidad. Se destacan numerosas escenas de coito, personajes haciendo el amor en chozas. Muestran varias posiciones, pero son siempre parejas. No hay acoplamientos múltiples.

En la sociedad babilónica se presentaba a una monogamia rigurosa en donde la mujer era vista más como un objeto sexual y un vientre más, y si esta llegaba a realizar adulterio se le castigaba duramente, lo contrario sucedía con el hombre, quien podía realizar el adulterio con varias concubinas.

En la cultura egipcia era bien visto el casamiento entre hermanos (incesto) y al hombre como ritual de iniciación para una vida sexual se le debía circuncidar.

La función de las esposas griegas era tener hijos. Su vida y función estaba muy relegada. La homosexualidad estaba permitida entre los hombres y la educación sexual era abierta.

Los romanos eran más puritanos. En Roma no había orgías y solo se podía hacer el amor a oscuras y las mujeres solo se podían ver desnudas en los baños. Había tres horrores supremos para un romano: acostarse con su hermana, acostarse con una doncella y hacerse sodomizar. Tampoco era bien visto que un hombre corriera tras las mujeres, juzgándolo como de carácter débil. El placer de la mujer era mal visto.

La edad media fue la época que hizo la aparición del cinturón de castidad, a la vez que se empezaron a hacer más evidentes los problemas sexuales, por lo cual la iglesia declara al matrimonio monógamo y al placer sexual como demoniaco naciendo así la santa inquisición. La castidad se veía como la salvación de las almas.

En la sociedad romana la promiscuidad fuera del matrimonio era algo muy normal y se presentaba a cada momento, según las costumbres un hombre podía tener tantas relaciones como quisiera fuera del matrimonio.

Los aztecas practicaban la poligamia, los guerreros tenían relaciones sexuales con las sacerdotisas las cuales eran protegidas por la diosa de la prostitución xochiquetza, los guerreros tenían rituales que abarcaban las prácticas sexuales y las infidelidades solo eran pagadas por los de alto rango.

La religión judía veía a la sexualidad como algo que nos alejaba de DIOS un acto animal, en las mujeres se reprimía su sexualidad y estas solo eran vistas como objetos sexuales.

En los siglos IV y V los Padres de la Iglesia Jerónimo, Gregorio Niseno, Juan Crisóstomo y Agustín de Hipona, entre otros, elaboraron una ética sexual que perduraría, en su esencia, durante siglos La imagen del cuerpo como algo rechazable, porque era nido de la lujuria y de los sentidos, que podían provocar el apetito y el desorden. La concepción de la lujuria como un pecado, una ofensa a Dios y al orden del cristianismo, porque suponía un mal uso de los órganos sexuales.

En el islamismo las mujeres eran reprimidas, tanto así que las obligaban a usar velos y pesados ropajes. En la india eran famosos sus libros eróticos, el más conocido era el KAMA SUTRA que explicaban como convertir el goce de la sexualidad en una experiencia mística.

En el renacimiento del siglo XIII la risa, el canto, la danza, el placer sexual y la belleza corporal fueron algunos de los elementos de esta cultura y el Papa califica como pecado mortal la fornicación entre personas solteras.

El Gran Consejo de Venecia, en el año 1358, declaró que la prostitución era absolutamente imprescindible para el mundo, a pesar de que la Iglesia la calificaba como una práctica moralmente equivocada.

En 1412 empezaron a resurgir los métodos anticonceptivos muy primitivos pero que consiguieron reducir la natalidad. Algunas como la miel o el vinagre que se usaban para frenar el líquido seminal.

En el siglo XVI se crea el condón hecho de intestino de cerdo o tripa de cordero.

En esta época se creía que la masturbación femenina podía dejar infértil a la mujer y un método anticonceptivo usado por las mujeres después del coito era montar a caballo.

En la edad moderna hacen su aparición las relaciones pre y extramatrimoniales, la homosexualidad, la sexualidad infantil, y la masturbación. Ya no se trata sólo de reprimir sino de controlar, pues la masturbación se consideraba inapropiada y como un desorden orgánico; la religión daba una gran importancia a la familia se tenía entendido que el sexo era una necesidad, pero aun así no se podía disfrutar.

Se presenta la sexología, que es la encargada de estudiar a la sexualidad y las parejas empezaron a demandar el sexo oral como un requisito de los encuentros sexuales, esta práctica se volvió cotidiana y normal a la hora de tener relaciones que en la actualidad se sigue usando

Para inicios del siglo, los vibradores fueron una herramienta médica. Se recetaba por ansiedad e irritabilidad, nombrándola «histeria». Proceso que el mismo médico aplicaba a las pacientes.

Tal vez por eso se dice que “la sexualidad tal como la entendemos y conocemos, es un invento histórico”.

 

Juan Guillermo Londoño Berrío

RESERVAR