Esperanza Marin Spa

Los masajes eróticos son probablemente una de las manifestaciones más antigua del ser humano como terapia sanadora y sirven para conseguir que la energía sexual fluya con libertad. Podríamos entonces asegurar que los masajes eróticos son tan antiguos como el ser humano mismo.

De hecho, se sabe que sobre el año 2300 antes de Cristo los grandes faraones egipcios ya usaban estas excitantes prácticas para relajarse y disfrutar.

Desde sus comienzos el masaje erótico ha abarcado muchas formas y ha gozado de distintos niveles de aceptación y sirven para relajar tanto el cuerpo como la mente, además del disfrute de un placer muy sinigual. Tal vez por esa razón hace siglos en Grecia se decía que “mente sana en cuerpo sano”.

Se puede definir el masaje erótico como el acto de estimular sexualmente a una persona de forma física y emocional, tocando y estimulando ciertas partes del cuerpo, como los genitales, piernas, pies, entrepierna, glúteos, brazos, manos, cuero cabelludo, espalda, cuello, hombros y la zona alrededor del ombligo.

Para ello se utilizan múltiples posiciones y técnicas, con el fin de producir diferentes sensaciones.

El masaje erótico es una opción para cualquier persona que busque la relajación del cuerpo y la mente y consiste en la estimulación de la piel y manipulación de los músculos del cuerpo, con el objetivo de generar alivio y placer y tener así una experiencia de relajamiento.

Los masajes eróticos concentran una fuerte carga de sensualidad y sexualidad que se manifiesta a través de la exploración de todos los puntos de placer que se tiene en el cuerpo humano, por lo tanto, esta es una garantía de que cuando recibas un masaje erótico, el placer sensual va a ser tan grande que se convertirá sin duda en una experiencia inolvidable.

Los masajes eróticos actuales toman las enseñanzas del Tantra y las traducen en una experiencia de cuerpo entero, pues un masaje erótico, a la manera tradicional, combina técnicas sensuales que son profundamente relajantes en todo el cuerpo.

El masaje erótico combina la energía sexual con las técnicas de masaje tradicionales. La idea del masaje es despertar los 7 centros energéticos situados a lo largo de la columna vertebral para liberar la energía almacenada que tiene el cuerpo.

Los beneficios del masaje erótico son múltiples, pues a través de él no sólo entre se produce una total relajación física y corporal, también es ante todo, una cuestión de bienestar emocional pues enseña a recibir placer y ayuda a subir la autoestima, lo que conduce a un mejor estado de ánimo en general.

Pero no solo hay beneficios en la relajación física, sino que también proporcionan excitación y placer sensual.

Además, un masaje erótico mejora la circulación y reduce los niveles de estrés, proporcionando bienestar emocional. Todo esto conlleva a tener una mejor salud, con una alta perspectiva, tanto física, como emocional.

Cuando se recibe un masaje erótico se genera un cambio químico en el cuerpo, el cuál ayuda a cambiar y mejorar el estado de ánimo, a la vez que proporciona un intenso placer.

No sólo fortalece el sistema inmunológico, sino que sirve también como ejercicio físico, pues estudios han demostrado que un masaje erótico de 45 minutos elimina alrededor de 70 calorías.

Un masaje erótico también ayuda a reducir los dolores de cabeza, de espalda y muchos otros más. Asimismo alivia los problemas del sueño y es el mejor remedio contra el estrés y la fatiga.

Los masajes eróticos se han convertido en una técnica placentera de autoconocimiento, donde descubrimos y activamos las zonas más sensibles de nuestro cuerpo, zonas que muchas veces desconocemos.

El uso de aceites para masajes eróticos es muy útil pues sirve para permitir que las manos se deslicen suave y profundamente en la piel y recorra cómodamente todo el cuerpo.

Los masajes eróticos conjugan dos elementos esenciales: el arte y la técnica. Tienen su base en enseñanzas orientales y se aplican a todo el cuerpo principalmente a través de las manos.

La canalización de la energía sexual permite alcanzar un estado de relajación profunda, que ayudará a equilibrar la mente y mejorar la salud. También este tipo de masajes ayudan a tener una vida sexual mucho más activa y placentera.

El masaje erótico puede considerarse como una técnica, un arte o hasta una ciencia, ya que implica cuestiones biológicas, médicas, psicológicas y de otros ámbitos. Se considera que los masajes pueden ayudar a la relajación muscular, a aliviar dolores y a inducir el sueño.

Estos masajes son una forma de estimular el organismo en todos los sentidos. Con técnicas de masoterapia no solo se busca el bienestar corporal y mental, sino también la estimulación sexual.

Existen muchos tipos de masajes eróticos, la diferencia es que en este tipo de masajes no se busca eliminar una contractura muscular, ni aliviar dolores, sino resaltar y concentrarnos en nuestra parte más sensitiva, pues muchos de ellos incluyen la zona genital como una parte más del cuerpo. El objetivo es explorar cada centímetro de piel y sentir las sensaciones que se producen

Es una manera de tomar contacto con el cuerpo como un todo sensitivo. La clave está en que la finalidad no es tener un orgasmo, sino disfrutar del cuerpo durante todo el proceso.

En conclusión, los masajes eróticos son el vehículo perfecto para romper con el esquema de relaciones sexuales que solemos tener instalado en nuestra cabeza. Este tipo de masajes también pueden considerarse relaciones sexuales, sólo que no incluyen lo que hace siglos se consideraba imprescindible para considerarla como tales. Lo que se propicia con ellas es favorecer al abandono del control y centrarse en recibir placer.

RESERVAR